Te explicamos qué es la LEY DE SEGUNDA OPORTUNIDAD

La ley de Segunda Oportunidad brinda una alternativa para estas personas que tienen deudas y, mediante acuerdos con sus acreedores, pueden ser exonerados completamente de la deuda o reducirla a través de un acuerdo de pago. 

Estamos hablando de la Ley de Segunda Oportunidad, la cual es regulada por el Real Decreto Ley 1/2015, cuyo razón de ser es permitirle al deudor renegociar sus deudas y lograr la exoneración de una parte de estas.

Los requisitos para acceder a esta ley son los siguientes:

  • No haber sido declarado culpable: el concurso, es decir la persona o empresa deudora, no puede haber incurrido en el impago de sus deudas de forma dolosa o mediante una grave culpa. Llega un momento en el que el deudor tiene la obligación legal de solicitar el concurso que lo lleve a la Ley de Segunda Oportunidad. En caso de omitir hacerlo, sabiendo que va a incurrir en una situación de deuda cada vez más grave y que, por ende, no podrá pagarla, será considerado culpable de su situación. Por otra parte, para acogerse en esta ley, el concursado no podrá haber incurrido en mentiras acerca de su situación de insolvencia, así como tampoco podrá haber procedido a ocultar documentación relevante para el caso.
  • No haber resultado condenado por delitos socioeconómicos: al momento de solicitar la Ley de Segunda Oportunidad, la persona no puede tener un proceso penal en curso. Por otra parte, no puede haber resultado condenado por delitos de índole socioeconómica, de falsedad documental o patrimonial, dentro de los diez años previos a la solicitud de concurso.
  • Haber intentado un acuerdo judicial de pagos con sus acreedores: dicho acuerdo debe haber sido intentado utilizando los servicios de un profesional idóneo. Más allá de que el acuerdo haya prosperado, es necesario haberlo intentado.
  • Haber satisfecho los créditos concursales y contra la masa: esto significa que tanto los créditos pertenecientes a hipotecas y créditos públicos como aquellos originados después de la declaración de concurso, deben haber sido pagos.
  • No haberse beneficiado de esta ley en los últimos diez años.
  • Haber actuado de buena fe: esto significa que no se pueden haber rechazado una oferta de trabajo acorde a las capacidades del concursado en los últimos treinta años, así como tampoco se puede haber procedido a liquidar el patrimonio con el fin de no pagar las deudas.
  • Aceptar ser incluido en el Registro Público Concursal: de esta forma, la situación de la persona deudora puede ser conocida por quienes tengan legítimo interés en saberla.
Cuando se cumplen todos los requisitos expuestos, el concursado se amparará en el BEPI (Beneficio de Exoneración del Pasivo Insatisfecho), ante lo cual sus deudas serán condonadas o se establecerá una nueva cuantía a satisfacer en determinada cantidad de entregas. De esta forma, el deudor accederá a su segunda oportunidad para rencauzar su vida y volver a prosperar.

Llámano y resolvemos todas tus dudas.
 

Enlace relacionado: https://lawyoulegal.com/ley-de-segunda-oportunidad/
  • 17-Oct-2021
  • deudas, Concurso de acreedores, concursal, tarjetas
  • Compartir: